La primera etapa de la Campaña Antártica de Verano (CAV) 2018-2019 finalizó de manera exitosa con el abastecimiento y relevos en las principales bases argentinas situadas en el continente blanco, donde se realizaron las operaciones previstas con el rompehielos ARA “Almirante Irízar”, que contó con el apoyo de otros buques y medios aéreos.

El Comandante Conjunto Antártico (COCOANTAR), General de División Justo TREVIRANUS, destacó que los efectivos de las Fuerzas Armadas que participan en la CAV “se han comportado de forma sobresaliente, dando muestras de una precisión profesional que es realmente admirable y los medios se comportaron también a la altura de esas circunstancias”.

“Esta es la etapa que nosotros consideramos más larga. Tenía la particularidad de llegar a Belgrano II, que no solamente es la base más alejada que tenemos en el Sector Antártico Argentino, sino que es la base más difícil de acceder. Para poder llegar a ella hay que romper bastante hielo en el mar de Weddel; sin embargo, pudimos arribar con el rompehielos sin ningún tipo de problemas y hacer el relevo de toda la dotación y el reabastecimiento de la base hasta el año que viene”, subrayó.

La culminación de esta primera etapa de la CAV se concretó con el arribo del rompehielos ARA “Almirante Irízar” el 11 de febrero al puerto de la ciudad de Buenos Aires, donde se reabastecerá con todo lo que se necesita para hacer la segunda etapa, y de esta manera completar los abastecimientos de las Bases Carlini, Esperanza, Orcadas, Marambio, Petrel y Primavera.

El buque, al mando del Capitán de Navío Maximiliano MANGIATERRA, había zarpado el 20 de diciembre de 2018 con 313 personas a bordo, entre la dotación estable de la unidad, personal militar en comisión de las tres Fuerzas Armadas, de la Dirección Nacional del Antártico e invitados de instituciones científicas afines; además de los medios aéreos de la Segunda Escuadrilla Aeronaval de Helicópteros.

Además, el barco, una vez que regrese a la Antártida, deberá hacer también el último reabastecimiento y recambio/relevo de la base San Martín y desde allí, de sur a norte, cerrar todos los campamentos y bases temporarias.

El General de División TREVIRANUS recalcó además el apoyo durante esta etapa del aviso ARA “Islas Malvinas”, del Escuadrón C-130 de la Fuerza Aérea Argentina, del Escuadrón Twin Otter y del Escuadrón Bell 412, que operaron desde la base Marambio

“Con todo ese equipo pudimos finalizar esta etapa y nos preparamos para la segunda que es un desafío tan importante como la primera; la vamos a afrontar con dedicación como siempre lo hacemos y fundamentalmente con profesionalismo, que es lo que todos han demostrado en esta primera etapa”, concluyó.

La actividad antártica es un verdadero ejemplo de trabajo conjunto en donde personal y medios de las tres Fuerzas Armadas actúan en equipo para poder mantener la soberanía de nuestro país en el continente blanco.

La 115º CAV está bajo coordinación y responsabilidad del COCOANTAR, dependiente del Estado Mayor Conjunto, con el objetivo de realizar todas las acciones de abastecimiento de las 13 bases argentinas, entre permanentes y transitorias, y el apoyo logístico a las actividades científicas que desarrolla el país en la Antártida.

Fuente: www.fuerzas-armadas.mil.ar